sábado, 8 de diciembre de 2018

La Inmaculada Concepción, Madre y Modelo de la Iglesia



         

         Hay una razón por la cual la Virgen fue concebida como Inmaculada Concepción, es decir, sin la mancha del pecado original y es que estaba destinada a ser la Madre de Dios. Aquella que debía alojar en sus entrañas maternales al Hijo de Dios no podía estar contaminada con la mancha del pecado original de Adán y Eva, mancha con la cual nacemos todos los seres humanos; es decir, no podía tener la malicia del pecado quien debía alojar en su seno purísimo a Aquel que es el Dios Tres veces Santo y la Santidad Increada en sí misma. Pero la Virgen también fue concebida como Llena de gracia, es decir, inhabitada por el Espíritu Santo y la razón es que el Hijo de Dios, que moraba en el seno eterno del Padre desde toda la eternidad, era amado por el Amor de Dios, el Amor Purísimo y Perfectísimo de Dios, el Espíritu Santo y por lo mismo, al encarnarse, debía ser amado por ese mismo Amor de Dios, de manera tal que la Virgen, destinada a ser la Madre de Dios, no solo debía ser Inmaculada Concepción, esto es, concebida sin mancha de pecado original, sino también debía estar inhabitada por el Espíritu Santo, para que el Hijo de Dios fuera recibido, al encarnarse en su seno purísimo, con el mismo Amor con el cual la amaba Dios Padre desde la eternidad.
         Hay otra razón por la cual la Virgen fue concebida Inmaculada y Llena de gracia, además de que estaba destinada a ser la Madre de Dios y es que la Virgen es Madre y Modelo de la Iglesia, de manera que todo lo que se produce en la Virgen, se reproduce y continúa luego en la Iglesia. Así como la Virgen, por obra del Espíritu Santo, concebía en su seno al Hijo de Dios encarnado, que habría de nacer y donarse al mundo como Pan de Vida eterna, así también la Iglesia, la Esposa Pura e Inmaculada del Cordero debía concebir, también por obra del Espíritu Santo, por medio del milagro de la Transubstanciación, en cada Santa Misa, al Hijo de Dios encarnado, que prolonga su Encarnación en la Eucaristía y por esa razón, tanto la Iglesia, como el altar eucarístico, que es su seno purísimo y virginal, en donde prolonga su Encarnación el Cordero de Dios, son inmaculados, purísimos, llenos de gracia y morada del Espíritu Santo. Así, la Iglesia continúa, en cada Santa Misa, la obra del Espíritu Santo, la prolongación de la Encarnación del Verbo en su seno purísimo, el altar eucarístico.
         Entonces, porque debía concebir al Hijo de Dios encarnado y porque debía ser Madre, Modelo y Figura de la Iglesia en donde el Hijo de Dios habría de prolongar en el tiempo su Encarnación en el seno de la Iglesia, el altar eucarístico, es que la Virgen es concebida como la Inmaculada Concepción y la Llena de gracia y es por eso que la Iglesia es también concebida del costado de Cristo como Purísima Concepción y Llena del Espíritu Santo y para dar a luz a la Eucaristía.
         Gracias a la Virgen, Inmaculada Concepción, tenemos al Hijo de Dios nacido como Pan de Vida eterna; gracias a la Iglesia, concebida como Purísima Concepción y Llena de gracia, tenemos al Hijo de Dios entre nosotros, el Emanuel, el Cordero de Dios, al Niño Dios, que prolonga su Encarnación en la Eucaristía. Así, la Virgen María nos da la Eucaristía, que es el Niño Dios oculto en apariencia de pan y la Iglesia nos da al Niño Dios, oculto en la Eucaristía.

sábado, 1 de diciembre de 2018

Novena a la Inmaculada Concepción Día 7



En una de las apariciones, la Virgen le dijo a Bernardita solo tres palabras: “¡Penitencia, Penitencia, Penitencia!”; además, le hizo repetir estas palabras, lo cual hacía Bernardita mientras se arrastraba de rodillas hasta el fondo de la gruta. Ahí la Virgen le reveló un secreto personal y después desapareció”[1]. En el relato de las apariciones se continúa así: “Bernardita por humildad no relató todo los detalles, pero los testigos contaron que también se le vio besar la tierra a intervalos, La Virgen le había dicho: “Rogarás por los pecadores... Besarás la tierra por la conversión de los pecadores”. Como la Visión retrocedía, Bernardita la seguía de rodillas besando la tierra. Bernardita se volvió hacia los asistentes y les hacía señas de: “Ustedes también besen la tierra”[2].
¿Qué reflexiones nos merecen esta aparición?
Por un lado, el pedido de la Virgen de penitencia, lo cual es un pedido insistente, al repetirlo por tres veces. La penitencia es algo necesario para que el alma no solo repare por sus propios pecados –“el justo peca siete veces al día”, dice la Escritura-, sino por los pecados de los que no hacen penitencia ni les importa hacerla, porque no tienen en cuenta la Ley de Dios. Cuando el justo –es decir, el viador pecador que busca vivir en gracia- hace penitencia, eso agrada a Dios, porque demuestra un deseo de vivir en amistad con Él, aun cuando por su debilidad él mismo cometa pecados, una y otra vez. Por esto mismo, por la reiteración de los pecados, que en el fondo son ofensas a Dios, se necesita hacer penitencia y mucha penitencia, sobre todo en nuestros días.
La otra reflexión que podemos hacer es acerca de la obediencia de Bernardita, porque ella inmediatamente comenzó a hacerla –una forma de hacerla fue obedecer lo que la Virgen le decía, lo cual le provocaba humillación ante los demás-, besando la tierra.
Penitencia, auto-humillación, humildad. Todo esto que la Virgen le pide a Santa Bernardita, nos lo pide, en nuestros días, también a nosotros, porque también en estos días es necesario hacer penitencia, por los pecados propios y ajenos y porque por nuestra soberbia, es necesario practicar la humildad y la auto-humillación, todo lo cual conforma nuestros corazones a los Sagrados Corazones de Jesús y María.


Novena a la Inmaculada Concepción Día 6



         Una de las características de la Inmaculada Concepción en sus apariciones a Santa Bernardita es el hecho de que, en todo momento, tuvo un Rosario entre sus manos. De hecho, acompañó a Bernardita a rezarlo, pues la santa veía cómo los labios de la Virgen se movían al recitarlo. La Virgen, entonces, dio un claro mensaje a Santa Bernardita: ella debía rezar el Rosario, como destinataria principal de las apariciones. Sin embargo, la indicación de rezar el Santo Rosario no se limitó a Santa Bernardita: viendo el alcance de la aparición, que si bien era una aparición privada, pero destinada a toda la Iglesia Universal, el mensaje de rezar el Rosario –todos los días- no se limitó, de ninguna manera, a la devoción y crecimiento espiritual de Santa Bernardita, sino que se extendió a toda la Santa Iglesia. En efecto, a través de Bernardita, la Virgen quería, entre otros mensajes dados en la aparición, que la Iglesia toda rezara el Santo Rosario. Para eso fue que se apareció, explícitamente, con un Rosario colgando de sus brazos; para eso fue que rezó con Bernardita el Rosario y para eso fue que le dijo que todos en la Iglesia debían rezar el Rosario.
         El Rosario es la oración “inventada”, por así decirlo, por el cielo; es decir, no se trata de una creación humana, lo cual ya un indicio de su importancia. Además, el Rosario es una verdadera arma espiritual, con la cual el alma no sólo aleja al Demonio de su vida, sino que consigue de la Virgen, Mediadora de todas las gracias, absolutamente todas las gracias que necesita en esta vida, para conseguir la vida eterna. En homenaje a las apariciones de Lourdes y para darle contento a nuestra Madre del Cielo, hagamos el propósito de rezar el Rosario todos los días de nuestra vida, para así obtener las gracias necesarias, no solo para superar las pruebas, tribulaciones, persecuciones y dificultades de esta vida presente, sino ante todo, para recibir las gracias que nos permitan ganar la vida eterna.

Novena a la Inmaculada Concepción Día 5



         En la Tercera Aparición, la Virgen le dice a Bernardita lo siguiente: “Yo prometo hacerte dichosa, no en esta vida, sino en la siguiente”. De esta afirmación, podemos extraer varias reflexiones. Por un lado, la confirmación de que esta vida es temporal, limitada y que luego hay otra vida, que es eterna e ilimitada, perfectísima. Además, esta vida es justamente llamada “valle de lágrimas”, porque en ella, si bien hay alegrías y momentos de sosiego y de paz, vemos cómo continuamente, sea por la debilidad del hombre caído en el pecado, que no puede permanecer en gracia mucho tiempo y comete la maldad del pecado, sea porque precisamente no es la vida perfecta del Reino de Dios, se ve de modo continuo cómo, día a día, el reino de las tinieblas parece avanzar sin que nada ni nadie lo detenga. Esto lo comprobamos en los innumerables males que se suceden día a día y que son noticia cotidiana. Pero esto no sucede a los pecadores solamente, sino que es algo que les sucede también a quienes están en el camino de la perfección. En algún momento, por alguna causa, sucede algo –relacionado o no con nuestras personas- pero que sin embargo provocan zozobra, angustia y tribulaciones en los corazones. En la vida terrena y temporal, todo parece fluir, como algo continuo y en ese fluir, la mayoría de las cosas no provienen de Dios. Podría pensarse que personas afortunadas, como Bernardita, que estuvieron tan cerca de la Virgen  y por lo tanto de Dios –todo lo que hace y dice la Virgen es de parte de Dios-, podrían verse libres de tantos males como acaecen en este mundo y no es así: por el contrario, pareciera que son las que más destinadas están a sufrir las tribulaciones, angustias, persecuciones, incertidumbres y dolores de este mundo. En el caso de Bernardito, es sabido que, en el tiempo de las apariciones, sufrió abundantes humillaciones, pues todos pensaban que había perdido la razón –la única que veía y oía a la Virgen era Bernardita, por lo que parecía que cuando estaba frente a la Virgen, como los demás no la veían, daba la impresión de que hablaba sola y esto mucho más, cuando tuvo que arrodillarse, cavar un pozo y extraer agua con lodo, la cual debió beberla y lavar su cara con ella-; luego de las apariciones, al entrar en la vida religiosa, sufrió muchísimo a causa, ya sea de sus superioras, como de sus propias hermanas de religión, sea por celos, envidia, o simplemente por incomprensión. De hecho, delante del obispo, Bernardita fue humillada por su superiora, quien la trató en voz alta y despectiva como persona “de pocas luces”. Todo esto no hace sino afirmar las palabras de la Virgen, quien le dijo a Bernardita: “Yo prometo hacerte dichosa, no en esta vida, sino en la siguiente”. Esto quiere decir que es verdad lo que la Santa Madre Iglesia afirma desde siempre: esta vida es solo temporaria, “una mala noche en una mala posada”, como dice Santa Teresa de Ávila. Como toda noche, le sucede el día y así pasará con esta vida terrena y temporal: terminará y sobrevendría el Día del Señor, Día sin ocaso, Día que señalará el inicio de la feliz eternidad para quienes hayan sido fieles a los Mandamientos del Señor, a sus Palabras y a sus promesas. Uno de los mensajes de Lourdes es, entonces, que si bien vivimos en este “valle de lágrimas”, lleno de tribulaciones, persecuciones y dolores, si nos mantenemos de la mano de la Virgen, cubiertos por su manto y refugiados en su Inmaculado Corazón, esta vida terrena pasará pronto y luego comenzará, para el que haya sido fiel hasta el fin, la vida eterna, la eterna bienaventuranza en compañía de Jesús y María en el Reino de los cielos.


Novena a la Inmaculada Concepción Día 4



         Un hecho que sorprendió a los asistentes a las apariciones –quienes no veían a la Virgen, sino solo a Bernardita-, fue que vieron cómo Bernardita saludaba y hablaba aparentemente con alguien, pero que estaba invisible, por lo que parecía que Bernardita estaba hablando sola. Luego la vieron inclinarse, arrodillarse y hacer un pequeño pozo en la tierra, de donde comenzó a surgir agua; Bernardita bebió agua y se lavó la cara, todo lo cual significó para ella una gran humillación, ya que todos lo tomaron a mofa, al no ver, por supuesto, a la Virgen, ni entender, en consecuencia, de qué se trataba.
         En este acto de humillación pública de Bernardita debemos ver dos cosas: por un lado, la humillación en sí, que no es otra cosa que una participación a la humillación de Cristo en la cruz; por otro lado, el fruto de la humillación de Bernardita –agacharse, excavar un pozo- fue el inicio de una surgente de agua cristalina, milagrosa, por la cual se curaron y siguen curándose, día a día, miles de peregrinos que acuden a Lourdes. Esto último es también una participación a la cruz de Cristo, porque así como del pozo excavado en la gruta salió agua cristalina y milagrosa, así del Costado traspasado de Cristo surgió el agua cristalina y milagrosa, la gracia santificante, que cura el alma al librarla de la peste del pecado y le concede además la salud de la vida nueva, la vida de los hijos de Dios.
         Con esto vemos que nada de lo que Dios pide es en vano: a Bernardita le pidió que se humillara públicamente y de esa humillación –participación de la humillación de Jesús en el Calvario- surgió una fuente de gracia y bendición. Lo mismo sucede con toda humillación aceptada, con espíritu cristiano, y ofrecida con humildad a los pies de la cruz de Jesús.


Novena a la Inmaculada Concepción Día 3



Bernardita Soubirous, testigo excepcional de una de las más grandiosas apariciones de la Virgen, las apariciones en Loudes, Francia, describe, de primera mano, su encuentro privilegiado con la Madre de Dios. Bernardita, sin saber que era la Virgen, en una de las primeras apariciones, le preguntó: “¿Quieres decirme quién eres? Te lo suplico, Señora Mía”. A continuación, y según su relato, la Virgen separó y elevó sus manos, poniéndolas a la altura del pecho, en señal de oración. La crónica de los hechos dice así: “Entonces la Señora apartó su vista de Bernardita, separó y levantó sus manos, poniéndolas en posición de oración delante del pecho y, más resplandeciente que la luz del sol, dirigida la vista al cielo dijo: “Yo Soy la Inmaculada Concepción”.
Ahora bien, si consideramos que esta aparición es excepcional y que Bernardita tuvo un privilegio único, que la convierte en una de las santas más afortunadas de la Iglesia, debemos sin embargo considerar que también nosotros somos testigos y partícipes de un hecho excepcional, que nos convierte en los seres más afortunados del mundo: por el misterio de la liturgia eucarística, no se nos aparece la Virgen para decirnos “Yo Soy la Inmaculada Concepción”, pero, por la gracia de la cual Ella es Mediadora, por la Eucaristía, ingresa en nuestras almas Jesucristo, Quien nos dice: “Yo Soy el que Soy”, esto es, el Nombre propio de Dios. Y no lo pronuncia en una oscura y recóndita gruta, como en el caso de la Virgen a Bernardita, sino que pronuncia el Nombre de Dios en lo más recóndito de nuestro oscuro corazón y así como la Virgen iluminó la cueva de Lourdes con la luz de la gloria de Dios, así Jesús, al entrar en nosotros por la comunión, ilumina la oscuridad y las tinieblas de nuestras almas.
Por esto mismo, si consideramos a Bernardita Soubirous como una de las santas más afortunadas de la historia de la Iglesia porque se le apareció la Virgen de Lourdes, también nosotros nos podemos considerar como los seres más afortunados del mundo, porque recibimos a Jesús, el Hijo de la Virgen, por la Eucaristía.




Novena a la Inmaculada Concepción Día 2



         Una de las virtudes que más ama Dios en el alma es la humildad. A tal punto la ama, que en el Evangelio nos pide, explícitamente, que luchemos por adquirir esa virtud, para así imitarlo a Él: “Aprended de Mí, que soy manso y humilde de corazón”. La humildad es una de las formas en las que la infinita perfección del Ser divino trinitario se expresa a través de la naturaleza humana; de ahí que ser humildes –que no significa pobreza material-implica no solo la imitación de Cristo –y por supuesto, también de la Virgen- sino que ante todo implica la participación en la perfección del Ser divino trinitario. Es decir, Jesús nos pide ser humildes no sólo por la virtud en sí misma, que es buena, sino por un motivo más elevado: porque así lo imitamos a Él, que es “manso y humilde de corazón” y al mismo tiempo, participamos de su naturaleza divina y de la perfección de su Ser divino trinitario. Por supuesto que también imitamos a la Virgen, porque después de Jesús, quien posee el más alto grado de humildad, más que todos los ángeles y santos juntos, es la Santísima Virgen. Así lo demuestra, por ejemplo, cuando el Arcángel Gabriel la saluda para anunciarle la Encarnación y la Virgen, lejos de ensoberbecerse por haber sido elegida para ser Madre de Dios, se llama a sí misma “esclava”: “He aquí la Esclava del Señor, hágase en mí según su voluntad”.
Porque Dios ama la humildad –la cual, lo repetimos, no se refiere a la pobreza material-, es que elige a Bernardita Soubirous, quien era, por naturaleza, humilde, simple, sencilla, al punto que podía decirse que en ella no existía la malicia. Según Bernardita misma lo declaró, jamás dijo una mentira –por eso le parecía inconcebible que alguien dijera una mentira-, lo cual demuestra un alma que es transparente, pura y humilde, por la acción de la gracia. La Virgen no eligió a sabios doctores y teólogos para manifestar uno de los más grandiosos misterios y dogmas de su condición de ser la Madre de Dios, esto es, que Ella es la Inmaculada Concepción, sino que eligió a una niña, que apenas sabía leer y escribir y que sólo sabía las verdades elementales de la religión católica y el motivo por el cual la Virgen –y Dios mismo- eligió a Bernardita para transmitir al mundo tan importante revelación, es que Bernardita era humilde, sencilla, simple, inhabitada por la gracia desde su bautismo.
Puesto que estamos lejos de la humildad, no solo de Jesús y de la Virgen, sino de la humildad de Bernardita, debemos pedir, insistentemente, a la Virgen, Mediadora de todas las gracias, la gracia de no solo rechazar el más mínimo pensamiento de soberbia, sino de al menos desear ser humildes de corazón, para así imitar y participar de la humildad de los Corazones de Jesús y María. Si queremos estar unidos a Jesús y a María, recordemos las palabras de la Virgen en el Magníficat: “(Dios) rechaza a los soberbios y ensalza a los humildes”. Por último, si alguien pregunta cómo se llega a la humildad, los Padres del desierto dicen así: "A la humildad se llega por el temor de Dios (...) y al temor de Dios se llega alejándose de todo lo mundano y recordando, con todas las fuerzas, el día de la muerte y el Juicio de Dios" (cfr. Apotegmas de los Padres del Desierto, Editorial Lumen, Buenos Aires 1979, 62).



Novena a la Inmaculada Concepción Día 1



         La Virgen fue concebida como Inmaculada Concepción, es decir, sin la mancha del pecado original, porque estaba destinada a ser la Madre de Dios, conservando su virginidad. La Virgen, al estar destinada a ser la Madre de Dios, debía tener un alma y un corazón purísimos, no contaminados por la malicia del pecado original, puesto que Aquel que debía encarnarse en sus entrañas purísimas no era un hombre, un ser humano, una persona humana, sino una Persona divina, la Segunda Persona de la Santísima Trinidad. Debido a que Dios es la Pureza Increada en sí misma, no podía ser alojado, aquí en la tierra, en un seno materno que no fuera como Él, es decir, purísimo y sin mancha alguna y esa es la razón por la cual la Virgen fue concebida como Inmaculada Concepción. Pero además de ser concebida como Inmaculada Concepción, la Virgen fue concebida como Llena de gracia, esto es, inhabitada por el Espíritu Santo, que es el Amor de Dios y la Santidad Increada en sí misma. La razón de ser concebida como Llena de gracia es que el Hijo de Dios, que inhabita en el seno del Padre desde la eternidad, siendo amado por el Padre con el Amor de Dios, el Espíritu Santo, al encarnarse, debía ser recibido no con un amor similar, sino con el mismo Amor de Dios, el Espíritu Santo. Es decir, Dios Hijo, el Logos del Padre, era amado desde la eternidad por el Padre con el Espíritu Santo y con este mismo Amor Divino debía ser amado y recibido al encarnarse en la tierra, en el tiempo y en la historia humanos, para llevar a cabo el plan divino de la redención del hombre. Por esta razón, la Virgen fue concebida entonces, no solo como Inmaculada Concepción, sino como Llena de gracia, es decir, inhabitada por el Espíritu Santo.
         Al recordar a la Virgen en su Inmaculada Concepción, nosotros sus hijos debemos renovar el propósito de imitar a nuestra Madre del cielo, del mismo modo a como en la tierra los hijos se parecen a su madre y la forma de hacerlo, la forma de imitar su Inmaculada Concepción y su condición de Llena de gracia, para nosotros, que fuimos concebidos con la mancha del pecado original y sin la gracia somos nada más pecado, es estar en estado de gracia santificante. Por medio de la gracia, el alma pasa, de estar contaminada por el pecado, al estado de pureza inmaculada, al participar de la naturaleza divina y así nos parecemos a la Virgen en su Inmaculada Concepción; por la gracia, el alma se convierte en templo del Espíritu Santo y así imitamos a la Virgen en su  condición de Llena de gracia, de inhabitada por el Espíritu Santo. Al conmemorar a María Santísima como la Inmaculada Concepción y la Llena de gracia, renovemos el propósito de ser dignos hijos de Nuestra Madre celestial, no solo evitando el pecado, sino viviendo en estado de gracia .

jueves, 15 de noviembre de 2018

El mensaje de Nuestra Señora del Rosario de Pompeya



En las cercanías de Pompeya, el lugar al sur de Italia cubierto por la erupción del Volcán Vesubio, comenzaron a instalarse, a comienzos del siglo XIX, un grupo de familias de campesinos quienes luego erigieron una humilde capilla[1]. En 1872 llegó el abogado Bartolo Longo (beatificado el 26 de octubre de 1980), el cual trabajaba para la Condesa Fusco, que era la dueña de ésas tierras. Longo descubrió que, después de la muerte del sacerdote, ya no había misas en la capilla y pocos seguían firmes en la fe.
Sucedió entonces que una noche, el Beato Bartolo Longo tuvo un sueño en el que se le apareció un amigo suyo, que había muerto años atrás, quien le dijo: “Salva a esta gente, Bartolo. Propaga el Rosario. Haz que lo recen. María prometió la salvación para quienes lo hagan”. Considerando este sueño como un mensaje del cielo, el Beato Longo hizo traer de Nápoles muchos Rosarios para repartir, además de enseñar a rezarlo. Además, animó a varios vecinos para que le ayuden a reparar la capilla. Una vez reparada, la gente comenzó a venir a rezar allí el rosario, cada vez en mayor número.
En el año 1878, Longo obtuvo de un convento de Nápoles un cuadro de Nuestra Señora entregando el Santo Rosario a Santo Domingo y Santa Rosa de Lima. Estaba deteriorado así que un pintor lo restauró. Este cambió la figura de la Santa Rosa por la de Santa Catalina de Siena. Puesta sobre el altar del Templo, aún inconclusa, la Sagrada imagen comenzó a obrar numerosos milagros, incluso hasta el día de hoy.
El 8 de mayo de 1887, el Cardenal Mónaco de la Valleta colocó a la venerada imagen una diadema de brillantes bendecida por el Papa León XIII y el 8 de mayo de 1891, se llevó a cabo la Solemne Consagración del nuevo Santuario de Pompeya, que existe actualmente.
El mensaje de Nuestra Señora del Rosario de Pompeya es, entonces: “Recen el Rosario, porque el Rosario es signo de predestinación de las almas”. Esto quiere decir que, el que reza el Rosario, está predestinado a la vida eterna, mientras el que no lo reza, por pereza, no lo está. Recordemos que estamos en esta vida para salvar el alma, no para pasarla bien sobre esta tierra y que el Santo Rosario de la Virgen es la escalera que nos lleva al cielo rápidamente, ya que quien reza el Rosario, ve su alma y la de sus seres queridos, colmada de gracia.



[1] http://www.corazones.org/maria/rosario_pompeya.htm

martes, 13 de noviembre de 2018

Por la Verdadera Devoción se derraman abundantes e inefables gracias (2)



         Afirma el Manual del Legionario que “algunas personas reducen su vida espiritual a un balance egoísta de ganancias y pérdidas”[1]. En este sentido, cuando por la Verdadera Devoción se enteran de que deben entregar sus haberes –sobre todo los espirituales- en manos de la Virgen, piensan que, llegado el momento del Juicio Particular, se presentarán al Justo Juez con las manos vacías. En efecto, estas personas dicen: “Pero, si lo doy todo a María, ¿no estaré delante de mi Juez, en la hora de la salida de este mundo, con las manos vacías? ¿No se me prolongará el Purgatorio interminablemente?”[2]. A estas, preguntas, dice el Manual citando a un autor, se responde lo siguiente: “¡Pues claro que no! ¿Acaso no está presente en el Juicio la Virgen María?”. Es decir, si nosotros, por medio de la Devoción, entregamos a la Virgen todos los bienes espirituales por cualquier obra buena que hagamos –oraciones, mortificaciones, obras de misericordia, etc.-, no quiere decir por eso que en el Juicio Particular estaremos con las manos vacías, porque será la Virgen quien saldrá en nuestra defensa.
         Pero el reparo a esta Devoción viene principalmente por otro lado: por ejemplo, temen por la suerte de las cosas y personas por las que se ha de rogar obligatoriamente –la familia, los amigos, el Papa, etc.-, si se dan a manos ajenas todos los tesoros espirituales que uno posee, sin quedarse con nada. A este temor, se responde que en ningún otro lugar, que no sean las manos de la Virgen, están a mejor resguardo nuestros tesoros espirituales. En efecto, si la Virgen llevó en sus brazos al mismo Dios Hijo encarnado; si Ella custodió el Tesoro más valioso que los cielos infinitos, el Verbo Eterno del Padre encarnado en su seno virginal, ¿no habrá de guardar unos tesoros espirituales que, comparados con aquél, son casi igual a nada? Como dice el Manual, “en manos de la Virgen, todo está bien guardado”[3]. Incluso no sólo la Virgen guardará con todo celo y confianza los tesoros espirituales que nosotros le demos, sino que incluso “los acrecentará”. Por eso, dice el Manual, no hay que dudar ni un instante en arrojar, en manos de la Virgen, todos los bienes espirituales que seamos capaces de conseguir, en el Inmaculado Corazón de María, sin temor alguno a que se pierdan; más bien, con el convencimiento de que éstos serán acrecentados: “Arroja, pues, en la gran arca de su maternal corazón, juntamente con el haber de tu vida, todas sus obligaciones y deberes –todo el débito-”. La Virgen actuará con nosotros, así como una madre amorosa actúa con su hijo único: “María actuará como si tú fueras su hijo único. Tu salvación, tu santificación, tus múltiples necesidades son cosas que reclaman indispensablemente sus desvelos. Cuando ruegues tú por sus intenciones, tú mismo eres su primera intención”[4]. Entonces, cuando damos los tesoros espirituales a la Virgen, no solo están bien resguardados y no nos quedamos sin nada, sino que los acrecentamos a todos y cada uno, en una medida en que ni siquiera podemos imaginarnos.


[1] Cfr. Manual del Legionario, 6, 5.
[2] Cfr. ibidem.
[3] Cfr. ibidem.
[4] Cfr. ibidem.

martes, 30 de octubre de 2018

La Virgen de la Eucaristía nos entrega al Niño, la Iglesia nos entrega la Eucaristía



         Al contemplar la imagen de Nuestra Señora de la Eucaristía, podemos constatar lo siguiente: la Virgen está de pie, con el Niño en brazos. No se encuentra estática, sino en movimiento; está en el momento en el que alguien da un paso hacia adelante, para dirigirse al interlocutor. Además, su gesto es el de toda madre que, orgullosa de su hijo, lo acerca al interlocutor para que éste pueda alegrarse por el niño, felicitar a la madre y, si fuera posible, cargarlo en brazos por un momento. Nuestra Señora de la Eucaristía se encuentra en este gesto, en el gesto de dar un paso hacia adelante, para entregar al Niño en los brazos de quien está enfrente suyo. Es decir, la Virgen de la Eucaristía nos está dando a su Niño, que es el Niño Dios, para que nosotros nos gocemos y alegremos con la Presencia del Niño. El Niño Dios viene a nosotros no de cualquier manera, sino a través de la Virgen de la Eucaristía. Otro gesto a destacar en la imagen de la Virgen son sus manos: mientras con una sostiene a su Niño –con esto nos da una idea de la fortaleza de la Virgen, que sostiene al Niño Dios y al mismo tiempo, la confianza y el Amor que Dios le tiene a la Virgen de la Eucaristía-, con la otra mano, lo señala, indicándonos a nosotros, que es a su Hijo Jesús a quien debemos acudir, para adorarlo.
A su vez, el Niño porta entre sus brazos un racimo de uvas, las cuales las lleva ayudado por su Madre y cuya intención es convidarnos, para que nos sirvamos de ellas cuando tengamos al Niño. Entonces, la Virgen nos da el Cuerpo de su Hijo Jesús y su Hijo Jesús nos entrega las uvas que, hechas vino, se convierten en su Sangre en la Santa Misa. A través de la imagen de la Virgen de la Eucaristía, recibimos el Cuerpo y la Sangre de Jesús, el Hijo de Dios, es decir, recibimos la Eucaristía.
Ahora bien, hay un paralelismo entre Nuestra Señora de la Eucaristía y la Iglesia: así como la Virgen nos da a su Niño, que es el fruto de sus entrañas virginales, así la Iglesia nos da la Eucaristía, que es el fruto de sus entrañas virginales, el altar eucarístico.
Entonces, así como acudiríamos con amor a recibir al Niño que nos da la Virgen, así debemos ir, con el alma en gracia y el corazón lleno del mismo amor, a comulgar, para recibir la Eucaristía, el Cuerpo y la Sangre de Jesús.

sábado, 20 de octubre de 2018

Nuestra Señora del Rosario de Andacollo y la verdadera riqueza del hombre



         ¿Cuál es el origen de la devoción de Nuestra Señora de Andacollo? El origen es el siguiente, según lo describe un autor en un libro[1]: “Cierta noche, un indio viejo dormía, con aquel sueño pesado del que ha trabajado sin descanso durante el día, en una de las catas de su amo. Cuando notó que la mina se había iluminado súbitamente, y que la luz aumentaba en intensidad. A poco, un punto más luminoso, que parecía el foco de aquella clara y dulce luz, principió a cambiar de forma, a tomar consistencia material, a delinearse algo que parecía un objeto flotante, una cosa impalpable. Enseguida, oyó clara y distintamente, una vaga pero comprensible voz que le dijo: “Existe una gran riqueza a pocos pasos de ti. Busca entre los peñascos más altos que se encuentran en la planicie que se extiende sobre tu cabeza. ¡Anda Collo!”. Cesó la voz y la luz se extinguió. A la noche siguiente, se volvió a renovar la visión, y la misma voz dijo: “Tuyas serán las riquezas. ¡Anda, anda, Collo!”. Preocupado en exceso, dio cuenta a su amo de lo que había visto y oído. El español, en relación al indio, no vio otra cosa que el logro providencial de sus deseos: “¡Anda y descubre esa riqueza, pero como te vengas con las manos vacías te he de cortar las orejas!”. El indio Collo partió, en compañía de algunos familiares, y al desgajarse un gran pedazo movedizo apareció, medio oculta, una pequeña estatua de madera toscamente labrada, de tez morena de gracioso rostro. Este es, pues, según la tradición que no se apoya en documento alguno, el origen de la Virgen de Andacollo”[2].
El origen, entonces, es una luz que se le aparece a un indígena en Chile y le dice que busque en la mina de plata, que allí encontrará “una gran riqueza” que “será suya”. El indígena va a buscar y lo que encuentra es una imagen de la Virgen con el Niño. Ahora bien, puesto que se encontraba en una mina de plata, el indio podría haber pensado que la luz le decía que su riqueza era la mina de plata, pero no es así: en vez de plata encuentra algo que, en relación a la plata, es tan valioso, que hace que la plata parezca arena y el oro barro: encuentra una hermosísima imagen de la Virgen y del Niño Dios, que a partir de entonces, se pasa a llamar “Nuestra Señora del Rosario de Andacollo”. Junto con la imagen, el indígena encuentra la verdadera Fe, la Fe en la Virgen Santísima y en su Hijo, el Redentor del mundo y es en esta fe en donde radica la “gran riqueza” que la luz le había dicho que iba a encontrar.
La luz tenía razón, porque si le hubiera dicho que su riqueza era la plata o el oro, lo habría estado engañando, porque esas cosas no constituyen la verdadera riqueza para el hombre. Si el hombre hubiera encontrado plata, oro o cobre, no habría sido del Cielo la aparición, sino del Infierno, porque es el Demonio el que hace creer al hombre, falsamente, que su riqueza es el dinero, el oro y la plata. Pero como encontró una imagen de la Virgen y el Niño, que constituyen la verdadera y única riqueza para el hombre, entonces la aparición es del cielo. La verdadera y única riqueza, que hace verdaderamente rico y feliz al hombre, es la Santa Fe en Nuestro Señor Jesucristo, Redentor y Salvador de los hombres y en su Santísima Madre, la Virgen María.
Lo que la luz del cielo le dice al indígena, nos lo dice también a nosotros: “Existe una gran riqueza a pocos pasos de ti. Busca entre los peñascos más altos que se encuentran en la planicie que se extiende sobre tu cabeza. ¡Anda Collo!”. La “gran riqueza” que está “a pocos pasos nuestros” es Nuestro Señor Jesucristo, Presente en Persona en la Eucaristía y está a pocos pasos nuestros, porque Él está, ante nuestros ojos, sobre el altar eucarístico y nos separan pocos pasos para comulgar y hacer nuestra esa riqueza incomparable. Pero para poder acceder a esa riqueza, debemos tener el alma limpia y pura por la gracia. Entonces, lo que tenemos que hacer es, primero, entender que nuestra riqueza es Nuestro Señor Jesucristo en la Eucaristía; luego, que para poder acceder a este tesoro, que vale más que toda la plata y el oro del mundo, es necesaria la Confesión Sacramental, para recibir a Jesús Eucaristía con un alma pura y en gracia. Pidámosle a Nuestra Señora de Andacollo la gracia de poder confesarnos sacramentalmente, para hacer nuestro nuestra gran riqueza, Jesús Eucaristía.


[1] Manuel Concha, en su libro Tradiciones Serenenses, escribe sobre el hallazgo.

viernes, 12 de octubre de 2018

Nuestra Señora del Pilar y la perseverancia en la fe católica hasta el fin de los tiempos



En una fiesta mariana tan trascendente como la de Nuestra Señora del Pilar, es necesario reflexionar acerca de dos preguntas: ¿cuál es el origen de la devoción del Pilar? ¿Cuál es el fin de la devoción a Nuestra Señora del Pilar?
Con relación al origen, hay que decir que su origen es sobrenatural, celestial, suprahumano y fue así: estando el Apóstol Santiago misionando en Hispania, llegado cierto momento y frente a la dureza de corazón de los nativos del lugar, sufrió un momentáneo desaliento, por lo que clamó al cielo por consuelo. En ese mismo instante y como demostrando la Virgen que es una Madre que está pronta al llamado de sus hijos predilectos, se apareció en el lugar en donde estaba el Apóstol, transportada por una legión de ángeles; en tanto, otro grupo de ángeles, llevaba el Pilar. Hay que acotar que no se trata de una aparición de la Virgen, sino de una traslación o una bilocación, pues la Virgen, en el momento en que sucedieron estos hechos en torno al Pilar, todavía no había sido Asunta en cuerpo y alma a los cielos, sino que vivía todavía en Jerusalén[1]. Con su visita, la Virgen no solo dio su consuelo maternal al Apóstol Santiago, sino que extendió ese consuelo a todos sus hijos, de todos los tiempos, que de ahora en adelante habrían de honrarla a Ella y adorar a su Hijo en el Pilar, con una fe tan robusta como el mismo Pilar. En efecto, el Pilar –de mármol y de origen celestial- simboliza la fe del católico, fe que es infundida en el Bautismo sacramental y que cada católico debe encargarse de conservarla y acrecentarla y que, por la gracia de Dios, se vuelve tan robusta y fuerte como el Pilar.
Con relación al fin de la devoción, hay que buscarlo en la promesa de la Virgen al Apóstol Santiago, al hacerle entrega del Pilar: la Virgen le prometió al Apóstol Santiago que en España no se perdería la fe católica y que esta fe católica se conservaría aun en los últimos tiempos, antes del Juicio Final, tiempos en los que se caracterizarían precisamente por un enfriamiento general de la fe y de la caridad, manifestadas por la apostasía masiva y la malicia, que campeará libre por el mundo. La promesa del Pilar implica entonces que España habrá de conservar la Santa Fe Católica, la Fe según la cual los católicos creemos que la Segunda Persona de la Trinidad, Dios Hijo, encarnándose en el seno de la Virgen Madre, asumió en su Persona divina, hipostáticamente, a la naturaleza humana, para nacer virginalmente del seno de María Purísima como el Niño Dios, a fin de ofrecerse en el Santo Sacrificio de la Cruz, perpetuado en la Santa Misa, para la salvación de los hombres. Ahora bien, puesto que los países de Hispanoamérica somos hijos de España y nos encontramos bajo la protección maternal de Nuestra Señora del Pilar[2], podemos considerarnos parte integrante de España, ya que España es nuestra Madre Patria, con lo cual, la promesa de que la fe se mantendría hasta el fin de los tiempos en España, se haría extensiva a Hispanoamérica toda.
El continente americano fue descubierto por los españoles el 12 de octubre de 1492, el mismo día en que en España se celebraba la fiesta de Nuestra Señora del Pilar[3], constituyendo el inicio de la más grandiosa empresa jamás realizada por nación alguna sobre la tierra, la conquista y evangelización de todo un continente para el Rey de reyes y Señor de señores, Cristo Jesús. La llegada de los españoles al continente americano, en el mismo día en que se conmemoraba a Nuestra Señora del Pilar, es un consuelo para los católicos, así como fue un consuelo la aparición de la Virgen al Apóstol Santiago, porque significa que la conquista y evangelización del continente americano no fue obra de hombres, sino que la mismísima Trinidad y la Virgen Santísima estuvieron al mando de las naves que llegaron a esta tierra trayendo la Santa Cruz de Jesucristo. Y constituye el Pilar un consuelo para los católicos del siglo XXI, siglo caracterizado por el resurgimiento, como antes nunca, del paganismo pre-hispánico, manifestado en el incremento exponencial de devociones demoníacas como la Santa Muerte, además de la difusión de la religión del Anticristo, la Nueva Era, por todo el continente americano, religión cuyo componente esencial es el ocultismo, el satanismo, la wicca o brujería moderna, la brujería antigua y todo tipo de artes oscuras, puesto que el fin declarado de la Nueva Era es la consagración luciferina de la humanidad al Ángel caído. A esto se le agrega el surgimiento del comunismo, como religión atea y satanista disfrazada de ideología política, que domina por la fuerza, el hambre y la muerte a pueblos enteros, con una fuerza también renovada y pocas veces vista en la historia. Por todo esto, si el desconsuelo quiere ganarnos la partida, ante la vista de la devastación moral, espiritual, religiosa y social que amenaza a Hispanoamérica, los hijos de España consideramos las palabras de la Santísima Virgen dichas a Santiago Apóstol, como dichas a nosotros mismos, en nuestro aquí y ahora: “La Santa Fe Católica no se perderá, ni en España ni en Hispanoamérica y perdurará en los corazones de los que aman a Dios en espíritu y en verdad, hasta el fin de los tiempos”.



[2] “Fue en el siglo XVIII cuando se nombró a la Virgen del Pilar como patrona de todos los pueblos Hispanoamericanos”; cfr. https://www.aciprensa.com/noticias/conoces-el-origen-de-la-virgen-del-pilar-53685
[3] Cfr. Autor Anónimo, Elogio de la Virgen del Pilar; cfr. Oficio de Lectura de la Fiesta de la Virgen del Pilar, Segunda lectura.

sábado, 6 de octubre de 2018

El Rosario de la Virgen y el Triunfo de Lepanto



         ¿Cuál fue el origen de la fiesta de Nuestra Señora del Rosario? Es necesario siempre recordar la historia, porque quien olvida la Historia, está condenado a repetir los errores del pasado. Además, en este caso, el ejemplo de lo que ocurrió es válido no solo para el ayer, sino para el hoy y para el futuro, es decir, es válido para todo tiempo. La fiesta se originó en ocasión de un gravísimo peligro para la Cristiandad –en la época en que sucedió, todas las gentes eran católicas, desde los reyes hasta los súbditos más humildes: una gran invasión islámica estaba en marcha y amenazaba con destruir Europa y la Iglesia toda. Es decir, Europa y con ella toda la cristiandad se encontraba en grave peligro debido a una grave amenaza de invasión por parte del Islam[1]. Los islamistas se habían preparado militarmente y habían formado un ejército que superaba varias veces, en número y poder, al de los ejércitos cristianos. Sabemos que el Islam, cuando es mayoría en un país, prohíbe el catolicismo, el culto público y la construcción de Iglesias, además de encarcelar, torturar y matar a todo aquel que no se convierta la Islamismo. Mucho antes del año 1570, año en que se produjo el prodigio que originó la fiesta de Nuestra Señora del Rosario –aún más, desde el inicio de su existencia, con Mahoma-, los musulmanes habían tomado la decisión de invadir Europa y para ello habían reunido un ejército muy poderoso. En su avance, llegaron a usurpar numerosos lugares cristianos: Tierra Santa, Constantinopla, Grecia, Albania, África del Norte y gran parte de España. Como ya dijimos, cuando el Islam comienza a ser mayoría en un lugar, hizo que desapareciera la Iglesia y el culto público en esas extensas regiones que llegó a conquistar: los católicos eran perseguidos y hubo muchos mártires que derramaron su sangre por permanecer fieles a Jesucristo y su Iglesia, además, muchas diócesis desaparecieron completamente y la gran mayoría de las Iglesias fueron destruidas. A quien se lo encontrara con un crucifijo o con una Biblia, le esperaba la muerte. Ahora bien, los católicos de España no se quedaron cruzados de brazos y, bajo el Patrocinio de Nuestra Señora de Covadonga y después de 700 años de dominio del Islam y de lucha por la reconquista, España pudo librarse del dominio musulmán, expulsándolos de su tierra. Esa lucha comenzó a los pies de la Virgen de Covadonga y culminó con la conquista de Granada, cuando los reyes católicos, Fernando e Isabel, pudieron definitivamente expulsar a los moros de la península en el 1492. En ese mismo año ocurre el descubrimiento de América y la fe se comienza a propagar en el nuevo continente.
Ahora bien, el Islam nunca dejó de planificar y preparar el asalto a la Europa cristiana y a pesar de haber sido expulsados de España, se dispusieron a invadir Europa, para lo cual reunieron, como dijimos, un enorme ejército. Sucedió que tiempo más tarde, en tiempos en que reinaba el Santo Padre Pío V (1566 - 1572), los musulmanes controlaban el Mar Mediterráneo y preparaban la invasión de la Europa cristiana, para arrasar con ella. A pesar del peligro inminente, los reyes católicos de Europa no lograban unirse entre sí y en vez de unir fuerzas, cada uno pretendía sacar ventaja para su propio bando. Por esa razón, sus ejércitos también estaban divididos. El Papa pidió a los reyes católicos de Europa pero no le prestaron mucha atención hasta el momento en que la invasión ya era inminente.
Además de convocar a los reyes católicos para la lucha armada, el Santo Padre convocó, a toda la cristiandad, el 17 de septiembre de 1569, a la lucha espiritual: pidió que todos los católicos rezaran el Santo Rosario. Finalmente, el 7 de octubre de 1571 se encontraron las dos flotas, la cristiana y la musulmana, en el Golfo de Corinto, cerca de la ciudad griega de Lepanto, combatiendo la batalla del mismo nombre, por lo que en la historia se la conoce como “Batalla de Lepanto”. La flota cristiana, compuesta de soldados de los Estados Papales, de Venecia, Génova y España y comandada por Don Juan de Austria entró en batalla contra un enemigo muy superior en número y buques de guerra. Se jugaba el destino de la Europa cristiana. Antes del ataque, las tropas cristianas rezaron el Santo Rosario con mucha devoción. La batalla de Lepanto duró hasta altas horas de la tarde pero, al final, los cristianos resultaron victoriosos.
Mientras la batalla transcurría, en Roma el Papa recitaba el Rosario en su capilla. En un momento determinado, el Papa salió de su capilla y, por inspiración divina, anunció a todos los presentes y con gran calma que la Santísima Virgen le había concedido la victoria a los cristianos. Puesto que en ese entonces las comunicaciones eran muy lentas, Europa supo del éxito que había anunciado el Santo Padre recién semanas más tarde, cuando llegó finalmente el mensaje de la victoria de parte de Don Juan de Austria. El General del ejército católico, Don Juan de Austria, al igual que el Papa, atribuyó desde un principio el triunfo de los cristianos frente a la poderosa flota musulmana, gracias a la todavía más poderosa intercesión de Nuestra Señora del Rosario. Agradecido con Nuestra Madre, el Papa Pío V instituyó la fiesta de Nuestra Señora de las Victorias y agregó a las Letanía de la Santísima Virgen el título de “Auxilio de los Cristianos”. Más adelante, el Papa Gregorio III cambió el nombre de la fiesta a la de Nuestra Señora del Rosario. Éste fue el origen de la fiesta de Nuestra Señora del Rosario.
Ahora bien, en nuestros días, los cristianos -además de estar también amenazados por el Islam, al igual que los cristianos de antaño, porque están invadiendo solapadamente el continente europeo, al punto de haber creado zonas prohibidas para los no islamistas en pleno territorio europeo- nos encontramos bajo la amenaza de peligros infinitamente mayores que el Islam: los cristianos nos encontramos amenazados por múltiples peligros: el materialismo, el hedonismo, el socialismo comunista que niega a Dios, el ateísmo, el ocultismo, el satanismo –que cada día se vuelve más y más insolente en sus provocaciones públicas-, la práctica de la brujería, de la religión wicca, las sectas –que han crecido en números astronómicos-; otros peligros que nos acechan son: el aborto, la eutanasia, la ideología de género, la Educación Sexual Integra –ESI, que es perversión de la niñez disfrazada de educación sexual- y muchos otros peligros.
Decíamos que conocer la Historia era necesario para no repetir los errores del pasado y para aprender de los buenos ejemplos. En este caso, así como el Santo Padre Pío V llamó a la lucha espiritual, convocando a rezar el Rosario y por medio del Rosario obtuvo la victoria cristiana contra los enemigos mahometanos, así también con el rezo del Santo Rosario, los cristianos podemos triunfar sobre todos los peligros y sobre todas las fuerzas del mal, aun cuando estas parezcan invencibles, porque por el Rosario invocamos a la Madre de Dios, Aquella Mujer del Génesis que, con el poder de Dios, aplastó la cabeza del Dragón infernal. Hagamos entonces el propósito de rezar el Rosario para derrotar para siempre a las múltiples amenazas con las que el mal quiere vencernos.

Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás: el Santo Rosario es el arma a la cual le teme el enemigo



En un mensaje, la vidente tiene una visión sobre la Santísima  y el Rosario: “Veo una enorme corona de  Rosarios blancos. Veo a la Santísima Virgen y me dice: Ves esta corona, porque esto es lo que deseo que hagáis, una verdadera corona de rosarios. Oración, hija mía, oración, ¡cuántas bocas permanecen aún calladas!, sin conocer siquiera una oración que los acerque al Señor. El Santo Rosario es el arma a la cual le teme el enemigo, es también el refugio de los que buscan alivio a sus pesares y es la puerta para entrar en mi corazón. Gloria al Señor, por la Luz que da al mundo” [1].
“Deseo que hagáis una verdadera corona de Rosarios”: la Virgen quiere que recemos, no uno, sino muchos Rosarios. El Rosario es una corona de rosas espirituales que le damos a la Virgen: Ella quiere muchas coronas de rosas espirituales y para eso tenemos que rezar muchos Rosarios.
“Oración, hija mía, oración, ¡cuántas bocas permanecen aún calladas!”: la Virgen insiste con la oración, porque la oración es al alma lo que la respiración y la alimentación al cuerpo. Así como el cuerpo no puede vivir sin respirar y sin alimentarse, así el alma no puede vivir sin la oración. Y sin embargo, dice la Virgen que “muchas bocas permanecen calladas” y esto es así, porque muchos hablan de cosas mundanas, todo el tiempo –economía, política, fútbol, espectáculos-, pero son muy pocos los que abren la boca para rezar, para dirigir sus mentes y sus corazones a Dios Nuestro Señor. Lo que importa en esta vida es salvar el alma y son muchas las almas que están mudas frente a las cosas de Dios, pero hablan permanentemente de las cosas del mundo. Hay que hacer al revés: hablar menos de las cosas del mundo y hablar más con Dios y con Dios se habla por medio de la oración y dentro de las oraciones, la más apreciada por la Virgen es el Rosario. La Virgen dice que muchos no conocen ni siquiera “una oración que los acerque al Señor” y esto sucede porque están atrapados por el engaño de este mundo, que los lleva a despreciar las cosas del Cielo y a pensar solo en esta tierra y este mundo, y esta tierra y este mundo pasan pronto y luego viene el Juicio Particular y la vida eterna, el Cielo o el Infierno, y es para prepararnos para ese Juicio Particular, que tenemos necesidad de orar sin descanso.
“El Santo Rosario es el arma que más teme el enemigo”: el Demonio tiembla ante el Santo Rosario, porque con él invocamos la presencia y la protección de la Santísima Virgen, a la cual Dios le ha dado el poder de aplastarle la cabeza. Si el Demonio ha tomado posesión de la gran mayoría de niños y jóvenes en nuestros días, es porque no hay nadie o casi nadie que rece el Santo Rosario, dejándole libre el campo de acción y permitiendo que coseche almas de niños y jóvenes todos los días.
“Es el refugio de los que buscan alivio a sus pesares y es la puerta para entrar en mi Corazón”: por el Santo Rosario, la Virgen nos concede las gracias que necesitamos para que nuestros pesares y nuestras tribulaciones sean aliviadas y sin embargo, ¡cuán pocos son los que rezan el Rosario! Y cuando enfrentan una dificultad, en vez de acudir a Dios, acuden a los magos, a los brujos, a los hechiceros, a los enemigos de Dios y las almas, que solo dolor y pesar les provocarán, en vez de acudir a Dios por medio del Santo Rosario y así obtener alivio.
“Gloria al Señor, por la Luz que da al mundo”: los mensajes de la Virgen son haces de luz celestial que iluminan este mundo sumergido en “tinieblas y sombras de muerte”. Pero está en cada uno seguir ese rayo de luz o bien quedarse sumergido en las tinieblas. En nuestros días, la gran mayoría prefiere quedarse en medio de las tinieblas, porque no rezan el Rosario y quienes esto hacen, lo lamentarán cuando ya sea demasiado tarde.



jueves, 4 de octubre de 2018

Por qué el Rosario es la mejor oración después de la Misa y la Adoración Eucarística



         Porque al rezar el Ave María, le recordamos a la Virgen el Anuncio del Ángel, la noticia más hermosa que jamás Ella haya escuchado, y así le renovamos la alegría que Ella experimentó al enterarse ese día que iba a ser Madre de Dios;
         Porque la saludamos del modo más cariñoso posible, un saludo que es a la vez el más grandioso y majestuoso que jamás se pueda dar a creatura alguna, la saludamos dándole la dignidad que posee, “Llena de gracia”, lo que la hace más grande y majestuosa que todos los ángeles y santos juntos;
         Porque le recordamos el día en el que Ella comenzó a ser Madre de Dios, luego de dar su “Sí” a la voluntad de Dios anunciada por el Ángel y además, la tratamos como lo que es, como nuestra Madre celestial, encomendándonos a su amor y protección maternal;
         Porque nos encomendamos a Ella para vivir en estado de gracia, ahora, en el momento actual, y en el momento de la muerte, es decir, al pasar a la vida eterna, lo cual quiere decir que ponemos en sus manos maternales nuestra vida presente y la vida eterna;
         Porque delante de Ella, que es la Inmaculada Concepción y la Llena de gracia –por ser la Elegida por Dios para ser Madre de Dios y Virgen al mismo tiempo- nos reconocemos pecadores y, por lo tanto, necesitados en todo momento de su amor maternal;
         Porque haciendo así, le damos la oportunidad de que Ella ejerza el oficio que ejerció a la perfección con su Hijo Jesús y es el de ser Madre, porque nosotros somos sus hijos adoptivos y Ella es nuestra Madre celestial;
         Porque al rezar el Padre Nuestro en cada misterio, nos encomendamos a Dios Padre, pidiéndole que se haga su voluntad, santificamos su nombre, le pedimos el pan material y espiritual de cada día y le pedimos que nos libre del mal y todo esto lo hacemos a través de la Virgen, con lo cual estamos más que seguros que Dios habrá de escucharnos y darnos lo que le pedimos, porque Dios Padre no le niega nada a su Hija predilecta, la Virgen;
Porque al rezar las Ave Marías, le damos el tiempo a la Virgen para que Ella, Divina Alfarera, modele nuestros corazones, convirtiéndolos, por la gracia del Espíritu Santo, en imágenes vivientes de los Sagrados Corazones de Jesús y de María.
Porque por el rezo del Santo Rosario, la Virgen nos hace contemplar, desde su Corazón Inmaculado, las escenas de la Vida de su Hijo Jesús, para que nosotros, meditando en ellas, las vivamos luego en nuestra vida cotidiana.
Porque al pedir por la conversión de los pecadores y por las Almas del Purgatorio, obtenemos efectivamente que muchos hijos de la Virgen, que estaban alejados de Ella por el pecado, vuelva a su seno maternal, además de obtener la salida del Purgatorio de innumerables almas del Purgatorio, las que al llegar al Cielo, se convertirán en nuestras intercesoras más fieles ante el Trono de Dios.
Porque obtenemos tantas gracias del Corazón Inmaculado de María, que si pudiéramos verla con los ojos del cuerpo, moriríamos de la alegría.
Por estas, y por otras razones más, el Santo Rosario es, después de la Santa Misa y de la Adoración Eucarística, la mejor oración que un católico pueda rezar en esta vida.