miércoles, 7 de noviembre de 2012

¿Qué quiere decir “consagrarse a la Virgen”?



         Consagrarse a la Virgen quiere decir entregarle a la Virgen nuestro modo de pensar, de desear, de obrar, y el fin de la consagración es hacer la Voluntad de Dios. A partir de la Consagración, toda nuestra vida queda “marianizada”, queda bajo la protección maternal de la Virgen María.
         Esto quiere decir que, a partir de la Consagración -luego de realizar las cuatro semanas de preparación, según el método de San Luis María Grignon de Montfort-, nuestros pensamientos, nuestros deseos, nuestras palabras, nuestras obras, ya no son más los nuestros, sino los de la Virgen.
         ¿Cómo se traduce esto en la vida de todos los días? Dependerá de nuestro deber de estado.
         Para los hijos, será tratar a los padres y a los hermanos tal como la Virgen trataba a sus padres y a su hermana, Saromé; para los padres, será tratar a sus hijos tal como la Virgen trataba a su Hijo Jesús; para todos, será amar a Dios y al prójimo como la Virgen amaba a Jesús, que era al mismo tiempo su Dios y su Hijo.
El que se consagra a la Virgen recibe el signo de la Cruz en su frente, en su corazón y en sus manos, porque los pensamientos, los deseos, las palabras y las obras de la Virgen son  los mismos de Cristo,: en su frente, para que todos sus pensamientos sean santificados por la Cruz; en el corazón, para que no entre ningún otro deseo que no sean los de Cristo crucificado; en las manos, para que sus obras no sean más las de la tierra, sino las obras de Cristo, que son obras de amor, de bien y de paz.
Esto quiere decir rechazar todo tipo de pensamiento, deseo y obra malos y oscuros, como la venganza, el enojo, el rencor, el resentimiento, de impureza, de pereza, de rebelión, de negación de la Cruz, porque todas esas cosas, oscuras y malas, no provienen nunca del Espíritu de Dios, ni conducen a Él, sino que vienen del mal espíritu, del Dragón del Apocalipsis, el demonio; pero no solo quiere decir rechazar todas estas cosas malas, sino ante todo tener los pensamientos, los deseos y las obras de perdón, de reconciliación, de paz, de amistad, de pureza, de sacrificio, de obediencia, de amor a la Cruz, de oración y de adoración, que vienen del Espíritu de Dios, a través de María Santísima, que es Madre y Mediadora de todas las gracias.
En todo momento, el consagrado debe preguntarse interiormente: “¿Qué pensaría la Virgen en mi lugar?”; “¿Cómo obraría la Virgen en esta situación?”; “¿Cuáles serían los sentimientos de la Virgen en esta situación?”, y acomodar sus pensamientos, sus deseos y sus obras, a los pensamientos, deseos y obras de la Virgen, que son los de Jesús.
Por último, nos consagramos a la Virgen porque Ella pidió la consagración a su Corazón Inmaculado en Fátima y en muchos otros lugares, y lo hacemos para cumplir más prontamente y a la perfección la Voluntad de Dios en nuestras vidas, porque el fin de nuestro paso por la tierra es hacer su Voluntad, que siempre es santa, y que quiere que todos nos salvemos, que todos vayamos al Cielo. La mejor manera de cumplir la Voluntad de Dios en nuestras vidas, es consagrándonos a la Virgen, porque así nos unimos a Ella, que dijo “Fiat”, “Sí”, “Cúmplase”, a la Voluntad de Dios, en el anuncio del Ángel: “Hágase en mí según tu Palabra”. Con la consagración, le decimos “Sí” a la Voluntad de Dios sobre nuestras vidas, con el mismo “Sí” de María.

8 comentarios:

  1. yo no he podido entender como las personas que dicen consagrarcen no siguen las condiciones de la consagracion .que son ser como LAVIRGEN MARIA.....o almenos alguna cualidad que tenia la virgen .a mi parece que muchas de laspersonas que conozco consagradas no tienen el mas minimo pensamiento de la virgen ni siquiera uno como lo es el perdon ,el amor alos demas , me paresen hipocritas y me perdonan la exprecion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. dejemos eso en el corazon de cada persona

      Eliminar
    2. Respeto tu punto de vista pero antes que todo somo seres humanos y portadores de pecado desde que somos concebidos en el vientre de nuestra madre y al consagrarse no quiere decir que ya somos santos o virgenes sino que al consagrarse quiere decir que estamos tra tratando de ser cada dia mejores seres humanos y asemejarnos a la santidad cada dia mas. Pero la lucha es dia a dia y no de la noche a la mañana hacemos el cambio de vida, esto es un proceso para llegar mas pronto a la conversión total con la ayuda de la virgen, por su intercesión y por someternos lo mas posible a vivir en santidad y semenjanza a la virgen. Espero no te ofenda mi comentario, pasatela bien y que dios te bendiga :-)

      Eliminar
  2. No debo juzgar, y es una cualidad de la Virgen María que es toda dulzura y no condena aún cuando tengamos defectos, solo nos mira con misericordia como su Hijo y el Padre eterno.

    ResponderEliminar
  3. Mi novia se consagro hace poco, yo la amo, y aun cuando mi corazón y acciones siempre serán de Dios y la virgen, yo no pertenezco a los caballeros de la virgen. mi deseo es casarme antes Dios y la virgen con mi novia pero no se si tendré que consagrarme también y ser parte de los caballeros de la virgen. respeto mucho a ella y respeto su consagración y apoyo siempre, tengo temor de perderla aun cuando se que me ama con transparencia y honestidad.

    ResponderEliminar
  4. Queridos amigos.
    Evitemos juzgar.
    Si hemos sido perdonados por Dios.
    No debemos hacer lo mismo.
    En ocasiones en el evangelio Jesús dice.
    No criticar.
    No juzgar

    ResponderEliminar
  5. Hermanos debemos orar por todos los consagrados a Maria para que cumplan con lo que prometieron y por que Dios los fortalezca con el espiritu Santo y vivan piensen y obren como ella yo espero un dia consagrarme a ella

    ResponderEliminar