jueves, 13 de diciembre de 2018

Nuestra Señora de Guadalupe, Conquistadora de almas para Cristo



         En el Evangelio se dice que Cristo, con su Cuerpo sacrificado e inmolado en la Cruz, como Víctima de Amor, unió a quienes estaban separados por el odio: “Cristo es nuestra paz. Él hizo de judíos y de no judíos un solo pueblo, destruyó el muro que los separaba y anuló en su propio cuerpo la enemistad que existía” (cfr. Ef 2, 14). Por el pecado original, los hombres estábamos enemistados con Dios y entre nosotros mismos, porque el pecado quitó la gracia, que es la que nos une en el Amor, con Dios y con el prójimo. Si no está presente el Amor de Dios, como sucede como consecuencia del pecado original, el hombre se vuelve contra el hombre y así se convierte en su enemigo. Pero Cristo, con su Cuerpo sacrificado e inmolado en la Cruz como Víctima de Amor al Padre, destruyó con su sacrificio en Cruz el odio que separaba a judíos de gentiles y al infundir el Espíritu Santo por medio de su Corazón traspasado, los unió en un Amor que es superior al amor humano, porque es el Amor de Dios. Por eso la Cruz de Cristo no divide, sino que une, a los hombres, con Dios primero y con su prójimo después. Es absurdo afirmar que la Cruz de Cristo “discrimina” o que es causa de división, porque es todo lo contrario, es causa de unión y de hermandad, en el Amor de Dios, para los hombres. Cristo destruye el odio que anidaba en el corazón del hombre, a causa del pecado, y en su reemplazo infunde el Amor de Dios, el Espíritu Santo.
         Y Quien cumple y continúa la misión de Cristo en el tiempo y en la historia humana es la Virgen, particularmente en su advocación de Nuestra Señora de Guadalupe, porque en la tilma milagrosa están unidas no solo dos civilizaciones, la europea y la americana, sino la humanidad entera y lo está bajo el Amor de Dios, el Espíritu Santo, porque la Virgen de Guadalupe está encinta, porque trae con Ella a Cristo y Cristo es quien infunde, junto al Padre, al Espíritu Santo. La Virgen cumple, entre los hombres, la misma función que cumple Cristo en la Cruz, la de destruir el odio que existe entre los hombres a causa del pecado y la de infundir el Espíritu Santo, pero esto lo hace la Virgen no por Ella misma, sino porque Ella trae a Cristo y es Cristo el que sopla el Espíritu Santo sobre las almas de los hombres, llenando de amor divino sus corazones, amor para con Dios y para con los demás hombres. En la imagen milagrosa de la tilma de Juan Diego, la Virgen une no solo a dos continentes y a dos civilizaciones, sino a la humanidad entera, porque al estar encinta del Salvador, Ella lo da a luz y es el Salvador el que, con su muerte en Cruz, destruye el pecado que hace que los hombres sean enemigos de Dios y enemigos entre sí, insuflando a su vez el Amor de Dios, el Espíritu Santo, que los reconcilia con Dios y con los otros hombres. En la tilma, la Virgen aparece con los rasgos étnicos de los indígenas de Centroamérica, con el color moreno, con lo cual la Virgen parece pertenecer a los indígenas, pero al mismo tiempo la religión que trae la Virgen de Guadalupe es la religión católica, la religión de los conquistadores españoles, con lo cual la Virgen parece pertenecer a los españoles. En la tilma la Virgen aparece morena, con rasgos indígenas centroamericanos y con una cinta negra en su abdomen, que es el modo como los indígenas indicaban que una mujer estaba embarazada y en su manto se reflejan las estrellas del cielo a la altura de México en el momento de la aparición, pero aparece trayendo no la religión pagana de los indígenas, sino que trae, a los habitantes del Nuevo Continente, al Sol de justicia que alumbra a los españoles, Cristo Jesús; aparece trayendo la religión de los conquistadores españoles, la Santa Religión Católica. Éste es, en sí mismo, un clarísimo mensaje de cómo los conquistadores españoles y los indígenas del Nuevo Continente, en vez de estar enfrentados por el odio y el pecado, se ven ahora unidos por Cristo y su Cruz, que son traídos al Nuevo Continente por la Virgen de Guadalupe. La Virgen de Guadalupe se convierte, así, en conquistadora de almas para su Hijo, Cristo Jesús. El mensaje de la Virgen de Guadalupe es entonces el mismo mensaje del sacrificio de Cristo en la Cruz: puesto que Ella trae a Aquel que, con su Cuerpo crucificado, derriba el muro de odio que separaba a los hombres, su imagen, la imagen de la Virgen de Guadalupe, une a los hombres, sin importar la raza, la edad, la condición social, en una sola religión, la religión católica, la religión en la que, del Corazón traspasado del Cordero en la Cruz, brota el Amor de Dios, el Espíritu Santo, que colma con el Divino Amor los corazones de los hombres. La Virgen de Guadalupe une, a conquistadores y conquistados, bajo la Cruz de Cristo y Cristo, desde la Cruz, nos sopla el Espíritu Santo, que nos une en el Amor a Dios y a los hombres, convertidos en nuestros hermanos.

sábado, 8 de diciembre de 2018

La Inmaculada Concepción, Madre y Modelo de la Iglesia



         

         Hay una razón por la cual la Virgen fue concebida como Inmaculada Concepción, es decir, sin la mancha del pecado original y es que estaba destinada a ser la Madre de Dios. Aquella que debía alojar en sus entrañas maternales al Hijo de Dios no podía estar contaminada con la mancha del pecado original de Adán y Eva, mancha con la cual nacemos todos los seres humanos; es decir, no podía tener la malicia del pecado quien debía alojar en su seno purísimo a Aquel que es el Dios Tres veces Santo y la Santidad Increada en sí misma. Pero la Virgen también fue concebida como Llena de gracia, es decir, inhabitada por el Espíritu Santo y la razón es que el Hijo de Dios, que moraba en el seno eterno del Padre desde toda la eternidad, era amado por el Amor de Dios, el Amor Purísimo y Perfectísimo de Dios, el Espíritu Santo y por lo mismo, al encarnarse, debía ser amado por ese mismo Amor de Dios, de manera tal que la Virgen, destinada a ser la Madre de Dios, no solo debía ser Inmaculada Concepción, esto es, concebida sin mancha de pecado original, sino también debía estar inhabitada por el Espíritu Santo, para que el Hijo de Dios fuera recibido, al encarnarse en su seno purísimo, con el mismo Amor con el cual la amaba Dios Padre desde la eternidad.
         Hay otra razón por la cual la Virgen fue concebida Inmaculada y Llena de gracia, además de que estaba destinada a ser la Madre de Dios y es que la Virgen es Madre y Modelo de la Iglesia, de manera que todo lo que se produce en la Virgen, se reproduce y continúa luego en la Iglesia. Así como la Virgen, por obra del Espíritu Santo, concebía en su seno al Hijo de Dios encarnado, que habría de nacer y donarse al mundo como Pan de Vida eterna, así también la Iglesia, la Esposa Pura e Inmaculada del Cordero debía concebir, también por obra del Espíritu Santo, por medio del milagro de la Transubstanciación, en cada Santa Misa, al Hijo de Dios encarnado, que prolonga su Encarnación en la Eucaristía y por esa razón, tanto la Iglesia, como el altar eucarístico, que es su seno purísimo y virginal, en donde prolonga su Encarnación el Cordero de Dios, son inmaculados, purísimos, llenos de gracia y morada del Espíritu Santo. Así, la Iglesia continúa, en cada Santa Misa, la obra del Espíritu Santo, la prolongación de la Encarnación del Verbo en su seno purísimo, el altar eucarístico.
         Entonces, porque debía concebir al Hijo de Dios encarnado y porque debía ser Madre, Modelo y Figura de la Iglesia en donde el Hijo de Dios habría de prolongar en el tiempo su Encarnación en el seno de la Iglesia, el altar eucarístico, es que la Virgen es concebida como la Inmaculada Concepción y la Llena de gracia y es por eso que la Iglesia es también concebida del costado de Cristo como Purísima Concepción y Llena del Espíritu Santo y para dar a luz a la Eucaristía.
         Gracias a la Virgen, Inmaculada Concepción, tenemos al Hijo de Dios nacido como Pan de Vida eterna; gracias a la Iglesia, concebida como Purísima Concepción y Llena de gracia, tenemos al Hijo de Dios entre nosotros, el Emanuel, el Cordero de Dios, al Niño Dios, que prolonga su Encarnación en la Eucaristía. Así, la Virgen María nos da la Eucaristía, que es el Niño Dios oculto en apariencia de pan y la Iglesia nos da al Niño Dios, oculto en la Eucaristía.

sábado, 1 de diciembre de 2018

Novena a la Inmaculada Concepción Día 7



En una de las apariciones, la Virgen le dijo a Bernardita solo tres palabras: “¡Penitencia, Penitencia, Penitencia!”; además, le hizo repetir estas palabras, lo cual hacía Bernardita mientras se arrastraba de rodillas hasta el fondo de la gruta. Ahí la Virgen le reveló un secreto personal y después desapareció”[1]. En el relato de las apariciones se continúa así: “Bernardita por humildad no relató todo los detalles, pero los testigos contaron que también se le vio besar la tierra a intervalos, La Virgen le había dicho: “Rogarás por los pecadores... Besarás la tierra por la conversión de los pecadores”. Como la Visión retrocedía, Bernardita la seguía de rodillas besando la tierra. Bernardita se volvió hacia los asistentes y les hacía señas de: “Ustedes también besen la tierra”[2].
¿Qué reflexiones nos merecen esta aparición?
Por un lado, el pedido de la Virgen de penitencia, lo cual es un pedido insistente, al repetirlo por tres veces. La penitencia es algo necesario para que el alma no solo repare por sus propios pecados –“el justo peca siete veces al día”, dice la Escritura-, sino por los pecados de los que no hacen penitencia ni les importa hacerla, porque no tienen en cuenta la Ley de Dios. Cuando el justo –es decir, el viador pecador que busca vivir en gracia- hace penitencia, eso agrada a Dios, porque demuestra un deseo de vivir en amistad con Él, aun cuando por su debilidad él mismo cometa pecados, una y otra vez. Por esto mismo, por la reiteración de los pecados, que en el fondo son ofensas a Dios, se necesita hacer penitencia y mucha penitencia, sobre todo en nuestros días.
La otra reflexión que podemos hacer es acerca de la obediencia de Bernardita, porque ella inmediatamente comenzó a hacerla –una forma de hacerla fue obedecer lo que la Virgen le decía, lo cual le provocaba humillación ante los demás-, besando la tierra.
Penitencia, auto-humillación, humildad. Todo esto que la Virgen le pide a Santa Bernardita, nos lo pide, en nuestros días, también a nosotros, porque también en estos días es necesario hacer penitencia, por los pecados propios y ajenos y porque por nuestra soberbia, es necesario practicar la humildad y la auto-humillación, todo lo cual conforma nuestros corazones a los Sagrados Corazones de Jesús y María.


Novena a la Inmaculada Concepción Día 6



         Una de las características de la Inmaculada Concepción en sus apariciones a Santa Bernardita es el hecho de que, en todo momento, tuvo un Rosario entre sus manos. De hecho, acompañó a Bernardita a rezarlo, pues la santa veía cómo los labios de la Virgen se movían al recitarlo. La Virgen, entonces, dio un claro mensaje a Santa Bernardita: ella debía rezar el Rosario, como destinataria principal de las apariciones. Sin embargo, la indicación de rezar el Santo Rosario no se limitó a Santa Bernardita: viendo el alcance de la aparición, que si bien era una aparición privada, pero destinada a toda la Iglesia Universal, el mensaje de rezar el Rosario –todos los días- no se limitó, de ninguna manera, a la devoción y crecimiento espiritual de Santa Bernardita, sino que se extendió a toda la Santa Iglesia. En efecto, a través de Bernardita, la Virgen quería, entre otros mensajes dados en la aparición, que la Iglesia toda rezara el Santo Rosario. Para eso fue que se apareció, explícitamente, con un Rosario colgando de sus brazos; para eso fue que rezó con Bernardita el Rosario y para eso fue que le dijo que todos en la Iglesia debían rezar el Rosario.
         El Rosario es la oración “inventada”, por así decirlo, por el cielo; es decir, no se trata de una creación humana, lo cual ya un indicio de su importancia. Además, el Rosario es una verdadera arma espiritual, con la cual el alma no sólo aleja al Demonio de su vida, sino que consigue de la Virgen, Mediadora de todas las gracias, absolutamente todas las gracias que necesita en esta vida, para conseguir la vida eterna. En homenaje a las apariciones de Lourdes y para darle contento a nuestra Madre del Cielo, hagamos el propósito de rezar el Rosario todos los días de nuestra vida, para así obtener las gracias necesarias, no solo para superar las pruebas, tribulaciones, persecuciones y dificultades de esta vida presente, sino ante todo, para recibir las gracias que nos permitan ganar la vida eterna.

Novena a la Inmaculada Concepción Día 5



         En la Tercera Aparición, la Virgen le dice a Bernardita lo siguiente: “Yo prometo hacerte dichosa, no en esta vida, sino en la siguiente”. De esta afirmación, podemos extraer varias reflexiones. Por un lado, la confirmación de que esta vida es temporal, limitada y que luego hay otra vida, que es eterna e ilimitada, perfectísima. Además, esta vida es justamente llamada “valle de lágrimas”, porque en ella, si bien hay alegrías y momentos de sosiego y de paz, vemos cómo continuamente, sea por la debilidad del hombre caído en el pecado, que no puede permanecer en gracia mucho tiempo y comete la maldad del pecado, sea porque precisamente no es la vida perfecta del Reino de Dios, se ve de modo continuo cómo, día a día, el reino de las tinieblas parece avanzar sin que nada ni nadie lo detenga. Esto lo comprobamos en los innumerables males que se suceden día a día y que son noticia cotidiana. Pero esto no sucede a los pecadores solamente, sino que es algo que les sucede también a quienes están en el camino de la perfección. En algún momento, por alguna causa, sucede algo –relacionado o no con nuestras personas- pero que sin embargo provocan zozobra, angustia y tribulaciones en los corazones. En la vida terrena y temporal, todo parece fluir, como algo continuo y en ese fluir, la mayoría de las cosas no provienen de Dios. Podría pensarse que personas afortunadas, como Bernardita, que estuvieron tan cerca de la Virgen  y por lo tanto de Dios –todo lo que hace y dice la Virgen es de parte de Dios-, podrían verse libres de tantos males como acaecen en este mundo y no es así: por el contrario, pareciera que son las que más destinadas están a sufrir las tribulaciones, angustias, persecuciones, incertidumbres y dolores de este mundo. En el caso de Bernardito, es sabido que, en el tiempo de las apariciones, sufrió abundantes humillaciones, pues todos pensaban que había perdido la razón –la única que veía y oía a la Virgen era Bernardita, por lo que parecía que cuando estaba frente a la Virgen, como los demás no la veían, daba la impresión de que hablaba sola y esto mucho más, cuando tuvo que arrodillarse, cavar un pozo y extraer agua con lodo, la cual debió beberla y lavar su cara con ella-; luego de las apariciones, al entrar en la vida religiosa, sufrió muchísimo a causa, ya sea de sus superioras, como de sus propias hermanas de religión, sea por celos, envidia, o simplemente por incomprensión. De hecho, delante del obispo, Bernardita fue humillada por su superiora, quien la trató en voz alta y despectiva como persona “de pocas luces”. Todo esto no hace sino afirmar las palabras de la Virgen, quien le dijo a Bernardita: “Yo prometo hacerte dichosa, no en esta vida, sino en la siguiente”. Esto quiere decir que es verdad lo que la Santa Madre Iglesia afirma desde siempre: esta vida es solo temporaria, “una mala noche en una mala posada”, como dice Santa Teresa de Ávila. Como toda noche, le sucede el día y así pasará con esta vida terrena y temporal: terminará y sobrevendría el Día del Señor, Día sin ocaso, Día que señalará el inicio de la feliz eternidad para quienes hayan sido fieles a los Mandamientos del Señor, a sus Palabras y a sus promesas. Uno de los mensajes de Lourdes es, entonces, que si bien vivimos en este “valle de lágrimas”, lleno de tribulaciones, persecuciones y dolores, si nos mantenemos de la mano de la Virgen, cubiertos por su manto y refugiados en su Inmaculado Corazón, esta vida terrena pasará pronto y luego comenzará, para el que haya sido fiel hasta el fin, la vida eterna, la eterna bienaventuranza en compañía de Jesús y María en el Reino de los cielos.


Novena a la Inmaculada Concepción Día 4



         Un hecho que sorprendió a los asistentes a las apariciones –quienes no veían a la Virgen, sino solo a Bernardita-, fue que vieron cómo Bernardita saludaba y hablaba aparentemente con alguien, pero que estaba invisible, por lo que parecía que Bernardita estaba hablando sola. Luego la vieron inclinarse, arrodillarse y hacer un pequeño pozo en la tierra, de donde comenzó a surgir agua; Bernardita bebió agua y se lavó la cara, todo lo cual significó para ella una gran humillación, ya que todos lo tomaron a mofa, al no ver, por supuesto, a la Virgen, ni entender, en consecuencia, de qué se trataba.
         En este acto de humillación pública de Bernardita debemos ver dos cosas: por un lado, la humillación en sí, que no es otra cosa que una participación a la humillación de Cristo en la cruz; por otro lado, el fruto de la humillación de Bernardita –agacharse, excavar un pozo- fue el inicio de una surgente de agua cristalina, milagrosa, por la cual se curaron y siguen curándose, día a día, miles de peregrinos que acuden a Lourdes. Esto último es también una participación a la cruz de Cristo, porque así como del pozo excavado en la gruta salió agua cristalina y milagrosa, así del Costado traspasado de Cristo surgió el agua cristalina y milagrosa, la gracia santificante, que cura el alma al librarla de la peste del pecado y le concede además la salud de la vida nueva, la vida de los hijos de Dios.
         Con esto vemos que nada de lo que Dios pide es en vano: a Bernardita le pidió que se humillara públicamente y de esa humillación –participación de la humillación de Jesús en el Calvario- surgió una fuente de gracia y bendición. Lo mismo sucede con toda humillación aceptada, con espíritu cristiano, y ofrecida con humildad a los pies de la cruz de Jesús.


Novena a la Inmaculada Concepción Día 3



Bernardita Soubirous, testigo excepcional de una de las más grandiosas apariciones de la Virgen, las apariciones en Loudes, Francia, describe, de primera mano, su encuentro privilegiado con la Madre de Dios. Bernardita, sin saber que era la Virgen, en una de las primeras apariciones, le preguntó: “¿Quieres decirme quién eres? Te lo suplico, Señora Mía”. A continuación, y según su relato, la Virgen separó y elevó sus manos, poniéndolas a la altura del pecho, en señal de oración. La crónica de los hechos dice así: “Entonces la Señora apartó su vista de Bernardita, separó y levantó sus manos, poniéndolas en posición de oración delante del pecho y, más resplandeciente que la luz del sol, dirigida la vista al cielo dijo: “Yo Soy la Inmaculada Concepción”.
Ahora bien, si consideramos que esta aparición es excepcional y que Bernardita tuvo un privilegio único, que la convierte en una de las santas más afortunadas de la Iglesia, debemos sin embargo considerar que también nosotros somos testigos y partícipes de un hecho excepcional, que nos convierte en los seres más afortunados del mundo: por el misterio de la liturgia eucarística, no se nos aparece la Virgen para decirnos “Yo Soy la Inmaculada Concepción”, pero, por la gracia de la cual Ella es Mediadora, por la Eucaristía, ingresa en nuestras almas Jesucristo, Quien nos dice: “Yo Soy el que Soy”, esto es, el Nombre propio de Dios. Y no lo pronuncia en una oscura y recóndita gruta, como en el caso de la Virgen a Bernardita, sino que pronuncia el Nombre de Dios en lo más recóndito de nuestro oscuro corazón y así como la Virgen iluminó la cueva de Lourdes con la luz de la gloria de Dios, así Jesús, al entrar en nosotros por la comunión, ilumina la oscuridad y las tinieblas de nuestras almas.
Por esto mismo, si consideramos a Bernardita Soubirous como una de las santas más afortunadas de la historia de la Iglesia porque se le apareció la Virgen de Lourdes, también nosotros nos podemos considerar como los seres más afortunados del mundo, porque recibimos a Jesús, el Hijo de la Virgen, por la Eucaristía.